logo n+e
whatsapp
formacion
clases-directo
Card image cap

Cuando llega el buen tiempo -bueno para los que les gusta el sol-, nos encontramos con la típica pregunta: ¿qué me pongo para ir a trabajar? Las altas temperaturas en la calle y en el transporte público, en ocasiones los horarios intensivos, la proximidad de las vacaciones, el menor trabajo disponible, o simplemente la falta de un fondo de armario adecuado y variado, hace que nos relajemos en la vestimenta laboral, o directamente nos descuidemos.

Antes de empezar con el artículo, decir que a la hora de decidirse por una vestimenta u otra, es recomendable conocer si el Departamento de Recursos Humanos ha implementado un código de ropa o dress code oficial en la empresa. Si lo hay, recomiendo seguirlo. Si no lo hay, estos son mis consejos.

Lo primero que hay que decir es que, porque haga calor no quiere decir que nuestros jefes o nuestros clientes -externos o internos- entiendan que no cumplamos con un código adecuado de vestimenta. Nuestra imagen es, a todos los efectos, tan importante como lo que hacemos y la forma en que lo hacemos. Sin haber estudiado marketing, nos podemos hacer una idea de la importancia del papel de envolver y el lazo a la hora de presentar un producto en el mercado.

Y, como es bien sabido, si olvidamos que somos la imagen de la empresa que representamos, es muy fácil que acabemos saliendo del mercado. Lo primero que hay que decir es que pese a que haga calor debemos seleccionar con cuidado las prendas que elegimos para ir a trabajar ya que no toda la ropa de verano es adecuada para un entorno laboral. Siempre es bueno cubrir hombros y torso, cuya exhibición aporta poco a nuestro expertise. Otro tanto se puede decir con los pies. Chanclas, sandalias, minifaldas y pantalones cortos no están aconsejados para una sala de reuniones.

Otro elemento a tener en cuenta con estos consejos: en las oficinas, el coche y el transporte público hay aire acondicionado. No hay nada más absurdo que ver a trabajadores en sus puestos de trabajo tapándose con mantas, mantillas o toquillas por el frío del aire acondicionado.

Por supuesto, sí se pueden tomar decisiones más relajadas sobre las prendas más de otoño o invierno como chaquetas, mangas largas o calcetines y medias. Es aceptable rebajar un poco las normas en este tipo de aditamentos, incluyendo las corbatas o pajaritas. Salvo que haya reuniones con clientes externos o visitas, para lo cual se pueden usar prendas de sport o americanas de colores básicos, combinables con casi cualquier prenda.

En el colegio, un compañero me dijo “o te pasas o no llegas”. Pues, en el tema de la vestimenta en el trabajo, es preferible pasarse a no llegar.

Juan Luis Posadas

Juan Luis Posadas 28-06-2018
Recibe antes que nadie las promociones de nuestros cursos de formación online.

Al pulsar 'Suscribirme' acepto los términos y condiciones

Queremos saber tu opinión

Eliminar Celulitis
33 / 5
Máster en Habilidades Directivas en Negocios y Estrategia

Compartir en Redes Sociales

Newsletter de n+e

Recibe antes que nadie las promociones de nuestros cursos de formación online.

Al pulsar 'Suscribirme' acepto los términos y condiciones

Con el aval de

Anced
AJE Madrid Jóvenes Empresarios
Cámara Madrid
Confianza Online
Aprendemás
Avanzaentucarrera
Criteo
Mundo Posgrado
Negocios y Networking
Carné Joven