• info@negociosyestrategia.com
logo n+e
whatsapp
formacion
clases-directo
Card image cap

Los que nos dedicamos a la Educación Superior, que se llama “superior” por ser el último escalón de un proceso formativo que empieza en la infancia y termina… ¡nunca!, hemos vivido unas semanas de preocupación ante las noticias que llegaban de una Universidad pública que -presuntamente - tenía poco control sobre las actuaciones de uno de sus centros autónomos. Sin entrar en el detalle de ese caso, algunos medios de comunicación, partidos y gente de la calle han contribuido con sus opiniones e incluso chistes a desprestigiar la maravillosa oportunidad que es haber cursado un máster y tener el título que lo acredita.

También te puede interesar:

Nuevo reglamento de la Ley de Protección de Datos
8 razones para estudiar Big Data

¿Por qué es una gran oportunidad cursar un máster?

Es una oportunidad porque no todos tenemos en la vida la capacidad de estudiar un máster, pues requiere tiempo, esfuerzo, inteligencia y habilidades que -desgraciadamente- no están al alcance de todo el mundo. Es maravillosa porque un máster abre las puertas a un nuevo mundo de conocimientos, de experiencias, de relaciones; un mundo que solo intuimos cuando miramos por el ojo de la cerradura de las Escuelas de Negocio y las Universidades, y que podemos hacer realidad cuando nos admiten en dicho máster.

Cursar un máster es, además, una manera estupenda de dedicar nuestro tiempo libre a una actividad intelectual, estratégica y relacional que nos permite un retorno del 1000% de nuestro dinero y tiempo en forma de promoción profesional, personal y cultural. Y terminarlo y tener el título significa un subidón de nuestra autoestima, un respaldo a nuestro tiempo y dinero, y un reconocimiento social importante, en todos aquellos ámbitos profesionales y laborales donde un máster es un símbolo de excelencia.

Por supuesto, cursar un Máster es también alcanzar un grado formativo diferente a los Ciclos Superiores de Formación Profesional o a los Grados Universitarios. Estas titulaciones son, básicamente, generalistas: forman a los alumnos en las distintas disciplinas -maravillosa palabra que se va perdiendo- desde un punto de vista general, teórico y práctico. Los Másteres sirven para especializarse en ámbitos concretos, mucho más orientados a la empleabilidad y, por tanto, a la inserción laboral de los jóvenes y los no tan jóvenes. Esto es así porque, en España, la edad media para cursar un Máster está por encima de los 31 años, según datos recientes.

Hay, además, otros aspectos sociológicos y culturales que hacen que cursar un Máster sea altamente recomendable. El primero de ellos es la diferenciación. Como profesionales, competimos con miles de personas que tienen los mismos estudios que nosotros y, mutatis mutandis, muy parecidas trayectorias profesionales. Por ejemplo, hay miles de graduados en ADE o Económicas con cinco años de experiencia en Márketing.

¿Cómo pueden diferenciarse entre ellos?

Cursando un Máster de especialización en Big Data; o uno en Márketing Digital; o varios postgrados y cursos de actualización en herramientas digitales o en Márketing para Redes Sociales. La diversidad curricular puede aquí hacerse infinita. Es lo que buscan los expertos en selección de personal. La segunda razón es la acreditación. Muchos jóvenes candidatos llenan sus CV de frases que suenan bien como “acostumbrado a trabajar en equipo, bajo presión, por objetivos, trabajo duro, blablabla”. Esas frases suelen pasar inadvertidas para el ojo experto o, peor aún, dicen poco o nada de la creatividad del candidato y algo de su posible deshonestidad.

Sin embargo, poseer un título de Máster acredita que el candidato ha pasado un año cursando un programa exigente, que le ha obligado a cumplir fechas y entregas, estándares de calidad, atención al detalle, trabajo en equipo, aplicación práctica de los contenidos teóricos, en muchos casos un programa de prácticas en empresas, y que sabe gestionar el trabajo bajo presión y las situaciones de estrés laboral. Tener un título de Máster supone tener el visto bueno de un Claustro docente formado por profesionales del sector y por académicos, en el que todos ellos tienen como mínimo el mismo nivel educativo de Máster (y muchos otros alguno superior), y en el que todos tienen una ética y un sentido de la responsabilidad que certifica y acredita las actas que firman y que llevan al alumno a superar el programa de Máster.

Por último, detrás de cada título de Máster está el nombre y prestigio del director del programa y de la entidad -sea esta una Universidad o una Escuela de Negocios- que expide el título y lo respalda con su prestigio y su trayectoria.

En último lugar está el prestigio máster privado. Tener un Máster no es una cuestión de exclusividad o elitismo. Pero, indiscutiblemente, prestigia a quien lo tiene. El prestigio es un concepto etéreo, pero podríamos decir que otorga una aureola de sabiduría teórica, de experiencia práctica, a quien se considera prestigioso. No es sinónimo de infalibilidad papal, pero sí da un plus de respaldo científico y profesional a quien lo tiene. Poseer un Máster, o un Doctorado, prestigia a quien lo ha cursado, respalda sus palabras y acciones, y también prestigia a quien lo contrata y tiene en nómina. Sirve para apoyar una aspiración de mejora profesional, o una petición de ascenso laboral, o para dar soporte a un legítimo deseo de cambio de rumbo. Y, finalmente, el prestigio da lustre, esplendor y luz a un CV gris o que empieza a declinar por la antigüedad de los méritos en él reflejados.

No nos dejemos engañar por la campaña de prensa y los chistes de la gente. Estudiar, acreditar el mérito, son las únicas armas, los únicos escudos que tenemos las personas para poder crecer profesionalmente. Tener un Máster o un Doctorado es el sustituto de los apellidos rimbombantes, y el heredero de los títulos nobiliarios: nos permite acceder a un mundo de oportunidades y relaciones al que teníamos vedado el acceso.

Terminemos este artículo entonando un verso del Gaudeamus igitur, el himno de los Estudios Superiores, de la Universidad: vivat Academia, vivant professores !

Juan Luis Posadas 30-04-2018
Recibe antes que nadie las promociones de nuestros cursos de formación online.

Al pulsar 'Suscribirme' acepto los términos y condiciones

Queremos saber tu opinión

Eliminar Celulitis
33 / 5
Máster en Habilidades Directivas en Negocios y Estrategia

Compartir en Redes Sociales

Newsletter de n+e

Recibe antes que nadie las promociones de nuestros cursos de formación online.

Al pulsar 'Suscribirme' acepto los términos y condiciones

Con el aval de

Anced
Ingresos Pasivos Inteligentes
AJE Madrid Jóvenes Empresarios
Cámara Madrid
Confianza Online
Aprendemás
Avanzaentucarrera
Criteo
Emagister
Mundo Posgrado
Negocios y Networking
Carné Joven