Las 10 Habilidades para ser un BUEN Líder | n+e
logo n+e
whatsapp
formacion
clases-directo

Las 10 habilidades para ser un buen líder

Card image cap

Es muy fácil pensar que estar a la cabeza de un proyecto es sinónimo de reconocimiento positivo y que ese status deriva en la mejor percepción que se tiene del jefe de un proyecto. Sin embargo, para ello se requieren múltiples habilidades de liderazgo que en ocasiones ya se han desarrollado inicialmente de forma natural. Estas, no obstante, hay que continuar potenciándolas a través de la formación específica para ello.


¿Qué vas a encontrar en este post?

  1. ¿Qué es un líder?
    1. Comunicar con claridad
    2. Saber motivar a los demás
    3. Gestión y coordinación
    4. Delegar y fomentar el trabajo en equipo
    5. Compromiso
    6. Empatía
    7. Diseñar una estrategia
    8. Analizar y resolver?
    9. Innovación

¿Qué es un líder?

El hecho de estar al frente de una empresa, de un equipo de trabajo o, incluso, de una comunidad de vecinos no se logra fácilmente, sino que se requieren unas habilidades para el liderazgo. La autoridad de quien está situado por encima de manera jerárquica ha de ratificarse a través de una actitud y unas capacidades de liderazgo. La persona que ocupa dicho puesto debe tener en cuenta siempre esto para demostrar el por qué de su nivel en el escalafón y, del mismo modo, para plasmar ante los demás una referencia a seguir.

A lo largo de la historia, la mayoría de grandes líderes han tenido una serie de conexiones entre su forma de actuar, independientemente del ámbito del que hayan sido, y la puesta en común de esas características ha facilitado la elaboración de una serie de ideas básicas reseñables a la hora de establecer los cimientos del aprendizaje y evolución de cómo ser un buen líder. Para mostrar de manera concisa todas estas habilidades necesarias para quiénes deseen conocer la manera de explotar esta faceta, estos son los diez principios por los que se puede empezar a trabajar:

Comunicar con claridad

Expresarse bien ante clientes y trabajadores es clave para evitar dudas o que una posible ambigüedad del discurso debilite la credibilidad de un líder. Las habilidades comunicativas se encuentran en esa especie de limbo, si vienen dadas de forma natural según la manera de relacionarse de cada uno o si se adquieren mediante su estudio. Sin embargo, aunque la forma de ser pueda facilitar esta labor o dificultarla, el conocimiento de cómo actuar y la práctica son los factores clave para que posteriormente un líder transmita sus mensajes correctamente.

El lenguaje verbal y no verbal ha de ser dominado a la perfección, pero no se debe olvidar que la oratoria no lo es todo, sino que escuchar es un factor muy importante en la comunicación. No solo hay que cerrarse a enviar la información de una única forma, sino que la versatilidad de los diferentes métodos de comunicación incrementan la capacidad de recepción de los datos que se transmiten. Conectar con los demás a niveles personales ayuda en esta labor para establecer así una confianza y un feedback que a la larga puede incluso evitar conflictos.

Saber motivar a los demás

Cada miembro del equipo de trabajo es un mundo, por lo que hay que enfocar el trato con cada empleado específicamente en función a su carácter y su forma de ser. Hay veces en las que a algunas personas se les entusiasma a mejorar con refuerzo positivo y otras en las que la estrategia que puede funcionar mejor es el negativo. En cualquier caso, las acciones que se lleven a cabo han de materializarse con el objetivo de inspirar al equipo y que así su felicidad abra un camino en la liberación del talento.

La creencia en aquello en lo que se trabaja aporta un grado mayor de motivación de los trabajadores, y esta convicción se apoya frecuentemente en los mensajes transmitidos por los superiores, que ejercen en esa fase un liderazgo empresarial en el que crean lazos entre la compañía y los empleados.

Qué habilidades debo tener para ser un buen líder

Gestión y coordinación

Las reuniones son actividades que no siempre le agradan a todos pero que son importantes debido a que su realización puede evitar posteriormente que los empleados se solapen en el trabajo y, de este modo, que sus esfuerzos se hayan malgastado en balde.

La habilidad de gestionar el volumen de tareas adecuadamente y saber qué funciones o conocimientos hacen falta en cada momento según el asunto en el que se está trabajando es vital para un líder. Este, junto a su equipo, elabora un plan de actuación en el cual, gracias a saber las capacidades de cada empleado, forja vínculos entre ambas partes que posibilitan un clima laboral más cómodo.

Delegar y fomentar el trabajo en equipo

Echarse demasiada responsabilidad a la espalda es uno de los motivos por los que se produce estrés y un deterioro en las relaciones con quienes se está alrededor. Es por ello por lo que un líder ha de saber administrar la cantidad de trabajo que se adjudica y, asimismo, delegar funciones entre sus empleados coherentemente.

Según las capacidades de cada uno se le asignarán unas responsabilidades. El hecho de que un jefe valore estos atributos se traduce en una confianza del empleado tanto en su superior por esta delegación como en uno mismo. Este reparto de tareas entre los compañeros según las cualidades que cada uno posea incrementa la autoestima de cada uno de ellos y, a su vez, mejora la cohesión del grupo, por lo que el equipo de trabajo sale reforzado también en conjunto.

Compromiso

La confianza, el valor personal ante las labores realizadas y el consiguiente cumplimiento de objetivos a través del desarrollo del trabajo en función de estas premisas generan una identidad del empleado con la compañía y establece un vínculo que une los deseos de prosperar de la empresa a los que siente el trabajador. De esta forma, pasa a percibirse a sí mismo como una parte del todo, ergo busca lo mejor posible para su entorno y para su crecimiento en conjunto.

Las metas de la empresa se convierten también en las del trabajador y, si un líder consigue que esto aflore y consiga su máximo esplendor, disfrutará de un equipo que estará en todo momento activo y alerta para la evolución de la compañía y que estará dispuesto a asumir más y más responsabilidades para materializar este objetivo.

Empatía

No se trata solo de trabajar la persuasión y jugar con el factor de la motivación y sentimientos de los empleados, sino que para tener una perspectiva más clara de cómo actuar, es fundamental la empatía hacia los trabajadores. Así se puede entender el comportamiento de cada uno y planificar en función a esas características personales y, al mismo tiempo, interpretar los sentimientos y esfuerzos derivados de lo que llegue a suceder entre cada uno de los empleados.

La adaptación a los distintos miembros del equipo y al propio conglomerado de trabajadores en función a la percepción de lo que puedan sentir aporta una relación más estrecha entre ambas partes y un conocimiento de las necesidades presentes entre los empleados, las cuales, al ser cubiertas, volcarán más si cabe a todos en la consecución del fin común.

Diseñar una estrategia

Es importante trabajar en función a un plan de acción y para prosperar en el mundo empresarial es vital detectar oportunidades en todos los ámbitos del mercado. Esta es una de las habilidades del liderazgo en las que hay que tener una visión a medio y largo plazo puesto que dirigir todos los elementos de la empresa hacia un destino por una ruta concreta es clave para lograr éxito y cumplir los objetivos previstos.

Para cumplimentar esta tarea hay que desarrollar diferentes habilidades de distinto tipo que permitan una apertura en diversos campos y, así, facilite al líder contemplar la evolución que ha iniciado desde un punto de vista lejano a ningún campo en particular, sino que así valore desde una perspectiva general si la estrategia está funcionando bien.

Innovación

Una de las características de la sociedad del siglo XXI es que en materia tecnológica todo cambia frenéticamente. Por tanto, los modelos de negocio se actualizan muy deprisa y se debe estar al tanto de cómo encontrar nuevas vías de crecimiento mediante el aumento de la creatividad respecto a lo que ya existe.

La búsqueda de ese vacío mercantil en el que innovar se ha convertido por este motivo en un principio de liderazgo que sirve para distinguir la originalidad y grandeza del trabajo que se efectúa al frente de una empresa. Salir de la zona de confort es una de las formas que suelen empelarse para evolucionar en este aspecto y mejorar lo que ya hay a pesar de que puedan surgir riesgos a raíz de esto.

Analizar y resolver

El estudio de las distintas opciones viables a la hora de iniciar un proyecto permite prever soluciones a los problemas que surjan en un futuro, y un buen líder debe anticiparse a todos los contratiempos que tengan riesgo de producirse, sea este alto o bajo. Identificar las oportunidades y descartar las opciones menos viables son parte del trabajo del líder, que tiene que conocer la situación que le rodea para escoger entre las variantes disponibles.

Resolver rápidamente las situaciones complicadas o los diferentes problemas, y además con una serie de toma de decisiones razonadas, ensalzan en los momentos críticos a los grandes líderes, que demuestran su valía y aptitud para el puesto.

Reinventarse

Por último, una de las habilidades para el liderazgo que encumbran a un jefe al cargo de un equipo es la capacidad de dar un cambio drástico si la situación lo requiere como medida imprescindible. Muchas veces es difícil tomar decisiones de una trascendencia muy grande para el devenir de un proyecto, pero entre las facultades de un líder está enfrentarse a este tipo de coyunturas.

Te puede interesar…

El reciclar los conocimientos y no parar de formarse es clave para estar a la vanguardia y tener margen de actuación en momentos límite, por lo que la formación continua en nuevas materias que surgen es básica.

Para poder desarrollar de forma específica y destacar en el mundo de la dirección y el liderazgo, Negocios y Estrategia Business School ofrece el Máster en Habilidades y Competencias Directivas, con el que todos estos puntos señalados en las líneas anteriores y muchos más se verán ampliados y lograrán hacer de ti un líder nato con todas las competencias necesarias para puestos de mando y dirección de un negocio y un equipo de trabajo detrás de él. Solicita más información; estás a un paso de ser el líder que deseas ser.

Dani Bueno 08-11-2017
Recibe antes que nadie las promociones de nuestros cursos de formación online.

5% de descuento en tu formación al suscribirte

Al pulsar 'Suscribirme' acepto los términos y condiciones

Queremos saber tu opinión

Eliminar Celulitis
33 / 5
Máster en Habilidades Directivas en Negocios y Estrategia

Compartir en Redes Sociales

Newsletter de n+e

Recibe antes que nadie las promociones de nuestros cursos de formación online.
5% de descuento en tu formación al suscribirte

Al pulsar 'Suscribirme' acepto los términos y condiciones

Con el aval de

Anced
AJE Madrid Jóvenes Empresarios
Cámara Madrid
Confianza Online
Aprendemás
Avanzaentucarrera
Criteo
Mundo Posgrado
Negocios y Networking
Carné Joven